miércoles, 19 de octubre de 2011

De la hipocresía

Esto va por ti.

Se que no me vas a leer, se que no sabrás ni que existo en el mundo de los blogs, se que ni siquiera podrás pensar que otros puedan tener diferentes ideas, pero qué le vamos a hacer, es así.

La experiencia me ha dicho que lo primero que ha de hacer una persona es tratarla igual (al menos) como quieres que te traten a ti. Pero tú no, tú eres feliz sólo si eres el centro de atención.

Tú que eres maestro, que entraste a la carrera porque no tenías otra cosa; tú, que para ti el honor consiste en atacar a las personas para poder subir en lo que tu llamarías "reputación social", que has manejado las "malas artes" como quien maneja una escoba, dando palos a todos y todas, siempre, eso sí, que estuviesen lejos para que no se pudiesen defender, ¿te atreves a dar lecciones de humildad? ¿te atreves a decirme que tengo que vivir tu vida para poder estar a tu nivel?.

No, las cosas no funcionan así. Yo he aprendido de personas como @afra, @lunab90, @realjumy, @josealberltold y otras muchas personas que no tienen twitter con lo cual no puedo nombrarlas (o sí que lo tienen, pero esto lo he escrito y sólo quería poner un ejemplo, no os deis por aludidos si no estáis), pero que ellas saben que están ahí, que para mejorar como persona has de saber encajar las criticas como si de ello fuese tu futuro, porque, aunque no lo creas y pienses que solo es un refrán, nosotros mismos estamos tan cerca de nuestra vida (que evidencia) que el árbol no nos deja ver el bosque. Y creo que eso te falta.

También podría hablar de la humildad, pero no, para eso tendrías primero que ser capaz de poder hacer lo anterior.

Pido disculpas a mis lectores habituales por esta entrada que no tiene nada que ver con el hilo de mis entradas, pero es que tenía que hacerla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

;