lunes, 31 de octubre de 2011

Del impuesto revolucionario gorrilla

Ayer, y siempre que voy a aparcar en la puerta de mi casa es lo mismo, la llegada del temido gorrilla a pedirme unas monedas (últimamente es 1 euro de los buenos, no de los de chocolate) por aparcar mi coche.

Y es que, por lo visto, es lo que tiene vivir en la zona colindante al centro de una ciudad.

Pero aquí me encuentro 2 tipos de gorrillas, los "oficiales" y los no oficiales. Si intento aparcar más o menos en el horario comercial, está el gorrilla oficial, con su traje amarillo. Estos te amenazan diciendo que si no les pagas llaman a la policía local. Osea, que no tienes más remedio que aparcar o en la zona azul o en la zona amarilla. Comprendo que la zona azul es una zona con gran problema de aparcamiento y tal, pero los vecinos tienen un descuento y el dinero va directamente al ayuntamiento (si estoy equivocado, que algún lector me lo diga). Pero el del "impuesto amarillo" no. Ojo, se que es por una buena causa, que son personas que tienen problemas de empleabilidad, pero no podría el ayuntamiento solucionar ese problema con otro tipo de trabajo y que sea el propio ayuntamiento el que les de el sueldo mínimo. Ya que yo pago el impuesto de circulación, que se dedique parte de este impuesto, ¿no?. Hacer cuentas, si cojo el coche todos los días (cosa, que debido al precio de la gasolina no hago), a un euro cada día de la semana (menos el domingo) son unos 27 euros al mes. Bueno, pero todavía eso lo podría medianamente entender.

Luego encuentro los gorrillas no oficiales. Estos no te dan recibo, no te amenazan con llamar a la policía, estos directamente te ponen mala cara y ya no estás seguro con dejar tu coche en la calle. Y mientas que los otros están regulados por el ayuntamiento, fijando el precio, estos no. Mientras que los otros amenazan con llamar a la policía, estos si llamas a la policía no hacen nada (los policías digo).

Por eso, digo al alcalde de mi ciudad (y de todas las ciudades) que elimine, al menos, a los gorrillas no oficiales; y a los oficiales, si fuera posible, les buscase otro oficio remunerado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

;