martes, 15 de noviembre de 2011

De si pudiera cambiar la educación

Hoy me he levantado con el síndrome del bloguero "tengo ansias por escribir algo pero no se me ocurre el qué" (mira, me acaba de dar otra idea, jejejeje). Así que acudí al twitter que es donde se pueden sacar muy buenas ideas.

Y resulta que tanto @afra1984 y @lunab90, me han dado una idea. Hablar de la educación y que haría yo si pudiese cambiar algo.

Como docente en paro (si algún alma caritativa ve esto, que sepa que estoy dispuesto a demostrar mi valía si me dieses una oportunidad), hay algunas cosas que sí me gustaría proponer.

Primero decir, que como dijo un profesor de la carrera de cuyo nombre no me acuerdo, el problema de la educación es de los abogados. No por su formación, si no por qué ponemos en el ministerio de educación a abogados que poco/nada saben de enseñar, así que yo pondría de ministro o ministra a alguien del ramo.

Una vez cambiada la "cabeza pensante del ministerio" lo que haría es una reforma completa de la formación del profesorado. Creo que tal y como están planteadas las escuelas de formación primaria, son un completo fracaso. Gracias al plan Bolonia, las diplomaturas de magisterio han pasado a 4 años (cosa positiva) pero han recluido las especialidades a un solo año un muy pocas asignaturas. ¿Cómo vamos a pedir que nuestros alumnos tengan un buen nivel de inglés (recordemos que soy/seré maestro de inglés) si no tenemos los mejores maestros de inglés?.

No es lógico que para poder lograr un nivel aceptable en la lengua del Reino Unido, tenga que acudir a academias (o haberme ido de Erasmus), ya que la formación en lengua extranjera es una caca. Y hablo de lengua extranjera porque es mi caso, supongo que lo mismo para el resto de las especialidades.

El sistema de acceso a estas titulaciones, también debería cambiar. Sólo deberían poder entrar los mejores y los que de verdad quieran acceder a la docencia, y dejarse de ser la típica carrera de "no se que hacer". Esto se podría lograr, por ejemplo, con una entrevista personal, o con otra prueba de acceso.

Eso en educación primaria, porque en secundaria es otro mundo. Yo pondría, en cada carrera, una especie de rama, o itinerario para las personas que quieran realmente dedicarse a la enseñanza, porque con el master o el CAP, no es suficiente, ya que después se nos quejan los alumnos de que el profesorado no está motivado (pero sinceramente, de este aspecto no puedo hablar con conocimiento de causa).

Luego, fomentaría un gasto coherente del presupuesto. No es lógico que se gasten millones en darle un portátil a cada niño, cuando luego no tenemos presupuesto para más profesorado. Las pizarras digitales están muy bien, pero ¿de verdad es útil un portátil por niño?, con una sala de ordenadores por centro estaría muy bien, y gasto que te ahorras, ya que podrían usarla todos los niños del centro. Por otro lado, como he señalado, las pizarras digitales pues sí que me parece un gasto razonable, ya que para centros de primaria da mucho juego. Lo que no es razonable es que se pongan sin formar al docente, lo que me lleva al siguiente punto. El reciclaje del docente es fundamental. Yo abogaría por hacerlo completamente obligatorio, ya que, en todas las profesiones es necesario actualizarse, pero en la docencia no es necesario, es fundamental.

Pasando a la forma de la enseñanza, fomentaría grupos más reducidos, sobre todo para la enseñanza de lenguas extranjeras, en la que debes comprobar cada minuto si el alumno se entera, con lo cual propondría un desdoble de los grupos. Por otro lado eliminaría las asignaturas de "educación para la ciudadanía" e "informática", convirtiéndolas a las dos en objetivos transversales para el resto de las materias.

Fomentaría, para lograr una mejor atención del alumno, que las "horas de clases" pasasen a ser los "45 minutos de clases", ya que, el alumno rinde mucho más en ese tiempo que en una hora. Esto traería dos ventajas. La primera podrían descansar un poco los alumnos entre clases y clase, y la segunda, es que posibilitaría dar más "horas de clase al día, ya que caben más en el mismo hueco. Al dar más horas de clase los alumnos tendrían la posibilidad de recibir más materias.

En ningún caso estoy hablando de secundaria ni bachiller, más que nada porque no tengo muy claro los problemas, ya que no los he vivido como docente.

Por último (sí, se que me dejo miles de cosas, pero eso será otra entrada), eliminaría los 17 sistemas educativos españoles y lo dejaría en uno sólo. Para mi es una aberración del sistema que encontremos 17 leyes diferentes, cuando, lo que buscamos, es que nuestros alumnos sean los mejores y reciban la mejor formación ¿acaso las matemáticas en Cataluña son mejores que en Andalucía? ¿Acaso el "cono" es mejor en Galicia que en Murcia? No, ¿verdad? pues entonces la educación debería ser igual para todos.

Siento el tocho-entrada, pero es que hay cosas que sólo se pueden contar con muchas palabras. También siento el pequeño desorden y el pequeño cabreo, pero es que ya me quedan menos de 15 días para las oposiciones y no se si voy a sobrevivir, o si mi novia me va a mandar a freír espárragos en el proceso.


1 comentario:

  1. jajajajaja nooo no te mando a freír nada... que los fritos no son sanos!! xD

    ResponderEliminar

;