lunes, 25 de febrero de 2013

De ser y no ser

Suele pasar que cada uno diga qué piensa o cuales son sus tendencias. Y me parece muy bien, la verdad.

El pensador de Rodin, reflexionando.
Puedes decir, casi con total tranquilidad que eres comunista, madridista, de izquierdas, de derechas, barcelonista, heavy, retro, hipster, rapero, gótico, republicano, monárquico, ...; da lo mismo, no pasa nada, puedes decirlo.

Ahora, últimamente parece que si dices, "oye, yo soy cristiano", la gente te mira como rara.

Me ha pasado últimamente que he dicho "me encanta que des tu opinión, pero respeta la mía", y la respuesta ha sido "sí claro, que vosotros quemabais a la gente en la hoguera". O decirlo y llamarte "mente sucia", o "retrogrado", u otras cosas por el estilo.

Juzgar a un colectivo por cosas de hace 300 años mola, ya que es un argumento totalmente moderno y de fácil defensa para el que responde, ya que, evidentemente el interlocutor estaba allí para poder realizar dichos actos (nótese mi ironía).

Yo nunca he intentado imponer mis ideas a nadie, al menos mi ideas religiosas, y tampoco es algo que vaya pregonando a viento y marea, simplemente es algo que soy; pero nada, eso le da igual a muchas personas, el caso es que te escuchan y se les salta el resorte.

No digo que en el pasado (o en la actualidad) existan comportamientos muy reprobables, pero, juzgar a un colectivo por una de sus partes, es generalizar, y las generalizaciones son malas.

Por ejemplo: todos los raperos son unos drogadictos, los políticos corruptos, los republicanos asesinos, los barcelonistas nacionalistas, ect... [ojo para los ojos lectores que se exalten con facilidad, son ejemplos que se me acaban de ocurrir, no sentirse ofendidos, son sólo ejemplos].

Simplemente era una reflexión que quería hacer en voz alta. Ahora me lloverán las críticas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

;