lunes, 11 de junio de 2012

O cuando

Muchas veces me preguntan el motivo de que me guste tanto dar clase.

Resulta que llevo unos días un poco muy agobiado (examenes de corregir, examenes de la EOI, evaluación, confirmación de mis nenes, evaluaciones, claustros, y un largo sinfín), con lo cual me cuesta mucho descansar por las noches, dado que me gusta que las cosas salgan bien.

Pues parece, que los días que llegas a clase más cansado, son, precisamente, los que los nenes más te quieren.

Hoy llegaba eso, agotado. Pues nada más llegar, un nene me planta un abrazo y me dice, "profe, hoy se te ve cansado, pero no te preocupes, que hoy voy a portarme bien". Si es que son más graciosos....

O los dibujos que te dan cuando menos te lo esperas. Esos sí que te alegran la vista.

O cuando te piden que les amplíes una materia que les estás dando dado que quien saber más.

O cuando, sin venir a cuento, te traen una chuche y te dicen, "profe, que había pensado en ti".

O cuando te dicen "que chulo, toca inglés el día de mi cumple".

O cuando te piden enseñarte algo que han aprendido en la academia.

Los voy a echar de menos,

No hay comentarios:

Publicar un comentario

;